viernes, 21 de abril de 2017

LLEGO EL ÚLTIMO CICLISTA Y COMIENZA EL AÑO LABORAL EN URUGUAY


Es algo cultural en nuestro país que hasta que no llega el último ciclista de la Vuelta del Uruguay en el domingo de Pascua, la mayoría de los uruguayos, la mayoría de los proyectos, incluso la educación, todavía están con un “sentir, un ritmo de vacaciones de verano”.
Entonces ahora SI, comenzó el año, y es tiempo de ponerse a trabajar en serio, a proyectar las actividades.
¿Qué nos deja de enseñanza la Vuelta Ciclista del Uruguay?
LA IMPORTANCIA DE SER PARTE DE UN BUEN EQUIPO
Le preguntan al brasileño Magno do Prado Nazaret, del equipo Funvic Procycling ganador de la importante carrera, sobre ¿cuál es la calve para ganar?, él contesta: “la formación de un buen equipo donde todos trabajen para todos y estén dispuesto a poyarse unos a otros”.
Como también sufrió pinchadura y caída se le pregunto ¿cómo se sintió en esos momentos?, él contesto: “hay un esfuerzo personal que todos tenemos que hacer, para levantarnos y seguir en carrera, después de una pinchadura o incluso sangrando después de una caída, pero es muy distinto, cuando uno sabe que tiene un buen equipo que lo respalda, en equipo todo es más posible”.
HAY ALGO INEXPLICABLE QUE ALGUNOS LLAMAN SUERTE
Pero no todo es lógico, ya que el Cerro Largo se presento con uno de los mejores equipos, que le permitió ganar las Rutas de América y ser segundo en la prueba por equipos en esta misma competencia en la etapa corrida en Mercedes. Y en esta competencia no le fue bien. ¿Entonces? …  Hay algo inexplicable que algunos llaman suerte. Sin ella, ni el mejor corredor, ni con el mejor equipo, pueden salir adelante. Esto da lugar a una apertura a lo trascendente. Que muchas veces es respaldada con amuletos. Y según las creencias aparecen las bendiciones de Dios e incluso los castigos, sin faltar las creencias en los malos deseos y las brujerías. Siempre hay que buscar un culpable de lo que es inexplicable.
EN LA VIDA SE PUEDE GANAR O PERDER
En toda competencia, no solo dependemos de nosotros mismos, también los otros compiten. Ahí podemos ubicar al equipo del Alas Rojas / Schneck, siendo uno de los mejores de Uruguay, sin más inconvenientes que el equipo ganador, no figuro en la individual y fue segundo por equipo. En las competencias se puede ganar o perder, sabiendo que influyen muchas fichas más o menos manejables y otras que son un misterio.
ENSEÑANZAS
Nada importante en la vida se logra sin el esfuerzo personal, siempre hay que superar percances y caídas. Es fundamental para lograr algo importante en la vida el TRABAJO EN EQUIPO donde todos sean para todos, con un mismo objetivo. Lo que no se dice pero también se da en el ciclismo y en la vida, que muchas veces hay que “aliarse con otros equipos”, trabajando juntos.
Si bien el esfuerzo y el equipo no aseguran los resultados, a la larga QUIEN PERSEVERA LOGRA COSAS INPORTANTES, si no es este año será al otro. Además cuando las cosas se hacen lo mejor posible, se es capaz de estar SERENO, EN PAZ, ante los malos resultados e incluso a los críticos que solamente valoran los éxitos y no evalúan el esfuerzo, ni se dan cuenta, o no quieren aprender, que no todo depende solamente de nosotros mismos.
Entonces les deseamos un buen comienzo de año, BUSCANDO SER PARTE DE UN EQUIPO, comunidad, grupo para hacer algo importante en la vida. Ya el relacionarse, reflexionar, trabajar con otros es un hecho humano, un signo cristiano. El individualismo y la fragmentación son una de las epidemias más destructivas de estos tiempos.

Nacho

jueves, 20 de abril de 2017

APRENDIENDO A MANEJAR EN LA VIDA

 Recuerdo que cuando llegue a Bolivia, pensaba que era un buen chófer, había aprendido desde muy joven , con un buen instructor, mi primo Alejandro, y nunca había tenido ningún accidente. Incluso había trabajado y tenia libreta de Taxista.
A la primera salida al campo, en verano, época de lluvia, me puse disponible si necesitaban de mi servicio de chófer. A los pocos km. di gracias a Dios que no me tuvieran en cuenta. Camino a Palmarito, en una camioneta cuatro por cuatro empece a conocer lo que era manejar en esos lugares... también a aprendí a empujar, manejar palos y tablas para sacar una atracada.
Con el tiempo me llego la hora de estar al volante. Y con el tiempo fui agarrando experiencia. Entre otras cosas aprendí que hay veces que no hay que acelerar demasiado con las ruedas que están en el barro porque se empozan y quedas colgado. Si hay que afirmarse en las ruedas que están en un lugar firme, para poder seguir adelante...
En estos días, esos saberes aprendidos los llevamos a las relaciones humanas, al caminar en la vida. Hay momentos de nuestra historia, hay días donde parece que nos empantanamos. Incluso nos encontramos con personas que son trancas o pesimistas...
En esos días, en esos momentos no hay que acelerar fuerte, pero tampoco detenerse o abandonar el camino. No hay que fijar nuestro pensamiento ni sentimientos en lo que no anda bien y tampoco estar mucho tiempo con las personas negativas...
Lo mejor que nos puede pasar, lo mejor que podemos buscar son encuentros profundos sinceros, de buena onda... y esos se dan en las Galileas.
Siguiendo el camino, los miércoles visito la Fazenda Betania y en este me toco ser mensajero de Beto el obispo que les mandaba un huevo de Pascua. Disfrutamos como niños, desenvolverlo, partirlo y saborearlo. Después de compartir la Palabra del día, que era sobre los discípulos de Emaus.
- De la cual recogíamos que la FE, es un proceso y no todos están en el mismo lugar de maduración y hay que ser muy respetuosos incluso con los que hoy están en un viernes santo o son incrédulos, como lo decía Rosita en el campamento.
- Lo otro importante es que Jesús sale a nuestro encuentro como un compañero de camino, en una actitud de escucha de amistad.
- Y lo tercero que es en la casa, en la mesa donde Él se manifiesta cuando compartimos nuestras penas y el pan... en este caso, la pena que se fue una compañera y el huevo de Pascua...
Nuestro corazon volvio a latir como el de los dicipulos de Emas despues del encuentro con Jesús, y como ellos por este medio y por otros queremos compartirlo con los demas, con ustedes...
Nacho