domingo, 22 de octubre de 2017

PUENTE SAN PABLO (DEPTO. DE BENI) Cloe y Gilberto al encuentro con Clarita y su familia...

 A las 09:00 am, del lunes 24/07/17, tomamos la flota Transguarayos de la línea 102, desde la terminal de Santa Cruz de la Sierra rumbo al encuentro con Clarita.
Algunos de las localidades del camino: Puerto de Pailas (puente Paylón), San Julián, Los Troncos, 24 de Junio, San Ramón (se detuvo 10 minutos para pasajeros ir al baño), El Puente, Yotaú, Ascensión de los Guarayos (otra parada), Río Blanco, Santa María, Cerro Grande (Comunidad 16 de Julio).
Finalmente, dejamos el territorio del Depto de Santa Cruz y arribamos al Dpto. de Beni, zona donde comienza la Amazonia boliviana.
 Al bajarnos del ómnibus, nos recibe Clarita con sus dos hijos: Jesús y Clara Inés. 
 Fuimos al comercio de comidas de su suegra: doña Inés, a quien conocimos junto a su cuñada (María Isabel). Más tarde, caminamos rumbo a su casa, haciendo un descanso en la casa de la tía Nancy, donde tomamos agua y probamos una rica fruta llamada “carambola”.
 El paisaje amazónico se completaba con casitas hechas de madera y paja. Las calles de tierra sin veredas.
 ¡Y finalmente, llegamos a la casa de Clarita!!!
Más tarde, llegó de trabajar, el esposo, cuyo nombre, coincidentemente es también: Gilberto Tube. Él y su familia pertenecen a la etnia Moxos. Clarita es guaraní.
Cenamos una deliciosa sopa de pollo que ayudamos en la picada de verduras. Nos dimos una ducha reparadora. Y descanso, protegido por un “tull” para evitar los mosquitos.
  Martes 25 de julio. Visitamos la escuela “2 de agosto” (inicial 4 y 5 años, primaria y secundaria): 1200 alumnos aproximadamente. Allí concurre Jesús. Nos encontramos María Isabel y Gabriel (cuñados de Clarita), los papás de
 Cristopher, quien iba a jugar con Jesús y Clara Inés.
 Visitamos a las Hnas Palotinas en su casa: Neyde, Creusa y una tercera que no recordamos su nombre (brasileñas todas). Compras en el mercado. Regresamos en motocarro. Almuerzo: sopa de pollo con fideos. Bebimos “chivé” (bebida moxeña compuesta de yuca fritada y agua).
Almorzamos con María Esther (hermana de Clarita que vive en Trinidad) y su novio Jacob. Luego lavamos ropa.
Clarita ayuda voluntariamente a niños del vecindario dando apoyo escolar. Un niño llego hasta su casa con materiales para que le ayudara a hacer una escarapela con motivo de celebrarse el 06 de agosto la Independencia de Bolivia.
En la sencillez de su hogar ella enseña  didácticamente a sus hijos las tablas y el abecedario mediante carteles que ha elaborado  para que ellos puedan practicar y aprender.
 En la tarde, paseamos junto a la orilla del río San Pablo. Debido al calor reinante a Gilberto (Bertoletti) le daban deseos de bañarse, pero no lo hizo por desconocer el río y el mayor peligro por los niños. 
 Luego de muchos intentos, Clarita, logró proporcionarnos conexión a wifi mediante anclaje para poder comunicarnos.
 Continuamos hacia el centro del pueblo, descansamos en la plaza donde ensayaba la banda de la escuela
 Fuimos a ver artesanías moxeñas realizadas por Cinthia, prima de Gilberto (esposo de Clarita). Ella nos mostró el telar donde elaboraba los bolsos, y nos mostró como lo hacía.
 Luego de ducharnos y cenar, Gilberto T. y Clarita concurrieron a reunión de líderes en Centro de Salud donde Clarita fue electa vicepresidenta de la Comisión de apoyo. Gilberto B y yo nos quedamos a cuidar los niños en la casa.
 Miércoles 26 de julio. Desayuno con la bendición de Jesús, quien lo hace con mucha fe y canción, insistiéndonos a ir repitiendo sus palabras. El papá los lleva diariamente al colegio y guardería.
 Volvimos a leer y reflexionar el evangelio del día con Clarita. Ella nos ha dejado el testimonio de una persona comprometida con su gente, una luchadora social, que en medio de su pobreza material se nutre y fortalece de la Palabra de Dios.
Cuando salíamos hacia el centro del pueblo nos encontramos en el camino con un carro tirado por bueyes, el cual iba cargado de pajas.
 Pasamos por el Kinder de Clara Inés, quien se encontraba en el patio con sus compañeritos y la maestra.
Visitamos el Centro de Salud, donde conversamos con una trabajadora de allí. De regreso, llegamos al local de comidas de los suegros de Clarita, donde almorzamos sopa de zapallo con “frangoyo” (maíz procesado). Don Jesús (padre de Gilberto) y su esposa Inés, nos regalaron un folleto de la fiesta del pueblo que se realizó en junio como un gesto de agradecimiento por nuestra visita.
Luego de las compras, regresamos a la casa a pie, donde sentimos la intensidad del sol que nos generó un poco de malestar (dolor de cabeza). Almorzamos: arroz con pollo al jugo. En la tarde, Clarita participó de reunión de vecinos por loteo de tierras, y nosotros cuidamos a los niños y nos empezamos a aprontar para partir (ducha, armar bolsos, etc).
En el patio del vecino vimos a un jochi, animal de la región.
La cena despedida fue en el comercio de la suegra con toda la familia: locro de gallina. Y luego nos acompañaron hasta la flota. Emotiva despedida porque Clara Inés se puso a llorar cuando nos despedimos de ella ante la partida de “sus tíos”, o sea nosotros. Finalmente, a las 21 hs partimos hacia Santa Cruz de la Sierra.

martes, 17 de octubre de 2017

“Encontrarnos en los caminos de la Patria Grande (Argentina y Bolivia).” Cloe y Gilberto

SANTA CRUZ DE LA SIERRA (DPTO. SANTA CRUZ)
Rocío, quien nos había hospedado en su casa en Camiri, se levantó con nosotros a las 05:00 am para despedirnos, conversando como siempre, mientras aguardábamos el taxi que manejaba su primo Néstor, que nos llevaría a la Terminal.
A las 06:50 abordamos un Truffi, bajándonos en Mora, alrededor de las 10:00 am, porque habíamos acordado con Rosita, al despedirnos de ella cuando la visitamos en su comunidad, regresar para ir juntos al encuentro de colibríes en Santa Cruz.
Rosa y Carmen nos invitaron a desayunar en la casa de las Hnas.
Emprendimos el viaje hacia Santa Cruz, deteniéndonos únicamente para cargar gasolina en una estación de servicio.
Santa Cruz de la Sierra es una gran ciudad que cuenta con 8 anillos y en cada anillo existen innumerables calles, por lo que, a veces resulta complicado el tránsito. Su población es un poco menor a la cantidad de habitantes de todo el Uruguay.
Finalmente, llegamos a la casa de Marqueza (maestra especial), lugar donde se realizaba el encuentro y ella visitó nuestro país, en enero de este año, participando del encuentro de colibríes en el Lago Merín.
Conocimos a:

- Sarahí, hija de Marqueza de tan solo unos meses.
- Berthy, (hermano de Marqueza, con capacidades diferentes, con quien compartimos tiernos momentos), y su papá (oriundo de Samaipata, lugar que conocimos en nuestro viaje en 2012).
- Timoteo de Trinidad (Beni), su esposa Martha y sus dos hijas: Priscila y Lucero. Timoteo estudió Enfermería en la Escuela Tekove Katu, y trabaja en Santa Cruz. Guitarrista y cantante.
- Mauricio, es maestro especial como Marqueza y ambos son compañeros de trabajo. Y recientemente recibido como Psicólogo. Guitarrista y cantante también.
- Dunia, cuñada de Timoteo quien se encontraba temporalmente en Santa Cruz, proveniente de Trinidad (Beni).
Y también participaron nuestras amigas: Mirtha de Vallegrande, modista, profesora de costura y Psicopedagoga. Trabaja en Cabezas y Maribel (Yviyeca, estudiante de Psicología) con su hija Maylen.
Emotiva bienvenida también con canciones y un gran cartel que decía lo siguiente:
“Bienvenidos 
Cloe y Gilberto! 
¡Los amigos de los amigos, 
se hacen amigos entre sí!”
Además de la bandera colibrí de Bolivia. Muchos recuerdos compartidos de viajes anteriores.
Compartimos un sabroso almuerzo de sopa de maní y papa, y picante de gallina.
La celebración se inició con la presentación de cada uno de nosotros al modo colibrí.
Leimos el Evangelio del día 2 veces, compartiendo espontáneamente lo que nos significaba, dando el espacio al silencio, intercalando el desarrollo de la celebración con cantos de alabanza y de acción de gracias.
Al anochecer nos fuimos despidiendo…Rosa fue la primera en partir, regresaba a la comunidad de Mora y le esperaba el viaje más largo por ruta.
Después, seguimos los demás (prácticamente todos juntos fuimos marchándonos), agradecidos a la hospitalidad y acogida de la familia anfitriona, especialmente a Maqueza. Ella se ofreció a llevarnos a la Terminal de ómnibus donde sacar el pasaje hacia nuestro siguiente destino: Puente San Pablo (Beni), También nos acercó a la casa del primo de Mirtha: Silger, y sus padres: Lucio y Francisca, lugar donde descansaríamos esa noche.
Compartimos un rato de charla con los padres de Silger en el comercio. Y después, con Silger, que llegó de haber acompañado a sus sobrinos al cine.
Cloe y Gilberto