miércoles, 22 de noviembre de 2017

Previa al encuentro de Colibríes, en la Parroquia Sagrado Corazón - Mercedes

- Mi amor, ahora que nos casamos, 
porque no nos vamos unos días en un crucero a Miami...
- Te tomo la palabra mi amor, 
el año que viene nos vamos a Misionar a misionar, 
cruzando por la Patria Grande hasta Bolivia...
- Amor, en tus manos me pongo
Ese mismo día la bandada de Colibríes presentes en el casorio 
apoyaron la propuesta del esposo 
que sera concretizada por la esposa ja ja ja 
Y este año celebramos el envió de Cloe y Gilberto, 
junto a Silvina y Joaquin que partieron hacia Japón
El nido de Colibríes 
que se reúne mensualmente los recibió en Bolivia
Llevaron nuestros regalos
la vida del Padre Cacho y
"Los amigos de los amigos
se hicieron amigos entre si"
Y por allá en las visitas
recogieron vivencias, abrazos
escritos y películas...
Una de ellas la vemos el sábado de noche
la de Elio Ortiz
Y se concreto el encuentro en el litoral
junto al Río Uruguay
Y el Espíritu empezó a fecundar "sueños" 
un poco locos... para la altura del año
Por aquí, por allá se movilizaron las alas
y las de unos movilizaron a otros...
Desde Argentina, Brasil, 
y distintos departamentos de Uruguay
se fue decidiendo participara
para sumar...
El ultimo encuentro había sido en Rio Branco
comunidad de San Romero y Mártires Latinoamericanos
de ahí peregrinan a Mercedes:
Stella Presa, Ramona Martinez, 
 Elia Dumas González y Cyntia Lemos,
También de Río Branco y de Yaguarón Brasil:
Waldir Acosta, (Chef oficial) Carmen Berneche,  
Judith Carballat, Leda Suárez
José Carlos Oliveira, 
En el camino por ruta 8 
en el río que tiene tres puentes
Se suman 
con una nueva bandera en la bandada, la de Irlanda:
Doris Méndez y  Mariel,
Danny Manremo
De la capillita de Toledo, Parroquia de Fraile Muerto
se suma la buena música: Fernado Robaina
 y otro chef el Chocho
 De Cerro Chato ciudad en tres departamentos:
 Florida, 33 y Durazno somos: 
Ana Maria Machado y el cura encargado Nacho
El grupo de Arachanes/as
Nombre de los guaranís en el Río Grande; gente dispuesta y corpulenta; con el cabello revuelto y encrespado por arriba; están en continua guerra con los Charrúas y los Guayanás. Esta nación ya no existe. Su nombre expresa el lugar que ocupaban con respecto a los demás guaranís. Ara es día, y chane, el que ve. Así, pues, Arachanes, es un pueblo que ve asomar el día, es decir un pueblo oriental.
somos: 
Maria Noble de la Pedrera con mucho orgullo, 
Cristina Saravia,(Vice ministra de economía) 
Mabel Silvera, Nancy Olivera, Nicolás Soto, Mónica Silveira, 
Felipe Calcaño, (va con su nueva guitarra Yamaha)
 Elida Araujo, Soña Camacho
Pio Lacassy, (el de los huvos de avestruz)
Rosa Moreira, Federico Romero (Ecónomo)
y de la Fazenda Betania con otras banderas
que nos agrandan la Paria Grande:
Camila Silva  
Ana, de Guatemala
 Después de nombrar a los 30 del noreste uruguayo, 
que tenemos una previa a la partida
presentamos al párroco de la parroquia Sagrado Corazón
 y una de las fieles 
que nos recibirán:
Carlos... que después de esta, 
se encamina a los altares, se santifica 
ja ja ja ja
Bueno Cloe  "misión cumplida"
aquí van los nombres de los que vamos
como nos pediste
Hay unos cuantos debutantes
que tendrán el primer encuentro de Colibríes,
vamos unos cuantos Lazaros,
sin Faltar Magdalenas, Tomases, Pedros, Martas y Juanes
ja ja ja ja
La economía aun no llegamos a cubrir el ómnibus
van unos cuantos invitados/as
de los cruces de los caminos...
 Dios provera ...
Esta es nuestra mayor expectativa...

miércoles, 8 de noviembre de 2017

IVIYECA (DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ- Cloe y Gilberto

“Encontrarnos en los caminos de la Patria Grande (Argentina y Bolivia).”
Diario de nuestro viaje: 13 de julio – 04 de agosto, 2017.
IVIYECA (DEPARTAMENTO DE SANTA CRUZ)
Jueves 27 de julio. En Santa Cruz, regresamos a la Bimodal a las 04:30. Esperamos hasta las 06:00 am, hora de apertura para pasar el túnel que nos llevaría al sector de ómnibus que debíamos tomar hacia Camiri.
Recorrimos la terminal, degustamos empanadas salteñas (al horno, jugosas), y después fuimos a desayunar unos sándwiches, enfrente a la terminal, y a buscar agua caliente para el mate. Salimos 09:30 rumbo a Camiri, con una parada en Abapo. A las 13:30 hs, llegamos a la terminal de Camiri.
Luego de algunos intentos por comunicarnos con don Hilario {padre de Maribel} , Demetrio (el chófer del flete expreso) y Maribel sin éxito, nos dispusimos a continuar esperando algo nerviosos.
¡A las 14:45 llegan don Hilario y Demetrio a buscarnos para llevarnos a Iviyeca!
Se realizaron compras diversas para llevar a la comunidad, entre ellos: comestibles y 300 ladrillos para la escuela. Luego de muchas vueltas, llegamos a la comunidad de Iviyeca alrededor de la hora 19:00.
Hicimos el recorrido más largo de 80 kms por Lagunillas, porque la camioneta iba con carga y el camino se encontraba en mejor estado, a pesar de que están realizando la nueva carretera hacia Sucre.
Al pasar por Caraparecito, se aprecia la moderna planta de la empresa francesa: “Total”, que extrae gas y petróleo en la zona del Alto Parapetí.
Innumerables curvas transitamos durante el camino que nos condujo hasta llegar al anochecer, al hogar de don Hilario. Conocimos a su esposa, doña Cirila y a algunas de sus hijas que allí se encontraban: Jenny (profesora de Biología) y sus dos hijos: Jair (3 años) y Juliette (4 meses); Daniela (estudia en Camiri el 2º año de Enfermería) y Lucía (estudiando bachillerato en la comunidad).
Cenamos acompañados de don Hilario y nos fuimos a descansar a las 21 hs.
Viernes 28 de julio. A las 07:00 nos levantamos. Iviyeca está ubicada entre cerros, lo que permite apreciar un hermoso paisaje a lo lejos y el silencio que lo impregna todo. Contemplamos la naturaleza, las aves, chivas, patos. Desayunamos café con pan casero. Y la familia, poro.
Acompañamos a don Hilario a su trabajo en el centro de salud y conocimos también la escuela del lugar. Desde su casa tomamos cortando el cerro, un camino de tierra hecho a pico.
El centro de salud cuenta con un médico permanente (Orlando) que vive allí, y junta los días libres para ir a ver a su familia a Santa Cruz. Don Hilario es el enfermero. Y doña Cirila es actualmente la Presidenta de la Comisión de la Junta Escolar.
Nos encontramos con niños y adolescentes de la escuela. Son aproximadamente 130 alumnos entre primara y secundaria. 11 profesores y maestros, de los cuales 3 son del lugar (Iviyeca), los demás de diferentes lugares como: Eyti, Tasete, etc.
Los niños jugaban al fútbol en el Coliseo (un gimnasio deportivo con tribunas). Las adolescentes se preparaban para viajar a Camiri a competir durante 5 días en las olimpiadas deportivas donde participarían en fútbol femenino.
En el internado masculino, que estaba funcionando, los jóvenes provenían de lugares más alejados, principalmente Tasete. Los profesores que se quedan durante la semana son los encargados de cuidar a los chicos del internado, que vuelven a sus casas el fin de semana. Estaba pendiente la contratación de una persona que esté a cargo del internado.
El internado femenino se encuentra en construcción. En la capilla se guardan los materiales de la albañilería.
Recorriendo la escuela, algo que nos llamó gratamente la atención fue ver que las macetas de las plantas las hacen con bidones de plástico que reciclan.
 
 Salimos un rato a los alrededores, llegando hasta una pequeña cañada la cual estuvimos contemplando. El silencio estaba presente en muchos momentos, y la naturaleza parecía envolvernos en ese lugar. Conscientes de la pequeñez humana, disfrutábamos de un hermoso día soleado.
 
De regreso a la casa, volvimos por un camino más corto con Cirila e Hilario; cruzamos un pequeño “arroyito” que tenía un palo oficiando de puente.
El almuerzo fue preparado por Jenny, la hermana mayor de Maribel: sopa de pollo, mote y harina de maíz. Y mandarinas. Atentamente respetábamos sus costumbres imitando sus silencios escuchando los sonidos de la naturaleza y disfrutando de sus colores. La presencia de Dios en aquel lugar se hacia muy cercana y visible.
Hicimos una larga siesta. Luego salimos a caminar con Jenny y Jair. Fuimos a visitar a los abuelos maternos: Juana y Antonio. Al llegar, únicamente se encontraba doña Juana, porque don Antonio estaba trabajando en el campo. Conversamos bastante con ella de su historia, su familia y su cultura guaraní. Más tarde, se sumó don Antonio que volvía arriando las ovejas de pelo y machete en mano. Al despedirnos, Juana nos obsequió huevos para llevar. Volvimos al atardecer porque empezaba a oscurecer y no teníamos linterna. Pasamos una quebrada. Entramos en confianza con Jair y regresamos jugando con él.
Más tarde, cenamos un delicioso “Majadito”, el cual compartió toda la familia a la mesa junto a nosotros.
Con las sillas, la tv y la computadora armaron una pequeña sala de cine en el comedor abierto, y allí miramos una película infantil (King Kong). Invitaron a 2 niñas, familiares suyos, que estaban en la casa de la abuela. En la noche volvió el frío.
Doña Cirila nos obsequió una vasija de barro y un bolso tejido por las artesanas guaraníes de la zona del Isoso.
Sábado 29 de julio. Al amanecer nos despertamos temprano porque Demetrio pasaría a buscarnos. Doña Cirila y la madre de don Hilario barrían el patio. Don Hilario les daba de comer a los chivos (cabras). Nos ofrecieron un desayuno-despedida con café, pan, arroz con huevos fritos y ensalada de tomate y cebolla. Disfrutamos del paisaje como intentando retener esa panorámica por siempre. Compartimos un poro.
Al llegar Demetrio, se generó una emotiva despedida con doña Cirila, y ahí comprendímos que, para estar con ellos, se necesita más tiempo….
El viaje con Demetrio, de regreso, hacia Camiri, es otra imagen fuerte de este gran albúm que ha sido nuestra experiencia en Bolivia. Esta vez, tomó el camino más corto, pese a ser el que se encuentra en peor estado.
Son 20 kmts hasta Camiri, saliendo hacia el lado de Tasete pero es más angosto y peligroso. Demetrio hizo una parada para que pudiéramos conocer un hermoso lugar que pocos conocen de su existencia, una cascada que baja desde un cerro. A pocos metros hay una pequeña quebrada.
Siguiendo de camino, hizo una nueva parada para que apreciáramos “la cueva de la anaconda”, un hueco en la montaña a 5 o 6 metros de altura y 1 metro de diámetro. La leyenda cuenta que, antiguamente, la serpiente realizaba como una especie de ventilador, torbellino, el cual absorbía, “chupaba” a su presa. Se decía que una persona sola no podía pasar por ese lugar porque desaparecía.
En el pasado era común que la gente se trasladara caminando ida y vuelta hacia Camiri por allí ante la falta de transporte.
Cuentan que la serpiente al igual que pumas y otros animales, emigraron a la llegada de las empresas petroleras, que utilizan explosivos para sus excavaciones.
Posteriormente, nos detuvimos frente a un importante “chorro” de agua límpida y cristalina que fluía desde la roca del cerro al costado del camino. Demetrio nos contó que él es idóneo en Medio Ambiente y llevó una muestra a Santa Cruz para hacerle una prueba de potabilidad, la cual resultó de alta calidad. Él bebió primero y luego nosotros hicimos lo mismo, saciando nuestra sed y no nos produjo ningún malestar.
Por último, nuestro guía realizó una última parada, al cruzar el puente que une el camino con Camiri, para sacarnos fotos.
Durante las dos horas que tardó el viaje, hemos conversado de muchos temas, principalmente nos hemos enriquecido con su experiencia a pesar de sus treinta y pocos años de vida. Su identidad guaraní, la historia y realidad de su pueblo y su compromiso con él, el rol como dirigente en la APG (Asamblea del Pueblo Guaraní), sus viajes a Nueva York (EEUU) y Ginebra (Suiza) ante la ONU, en representación de dicha asociación en la lucha por los DD.HH de los pueblos guaraníes.
Nos despedimos agradecidos y emocionados en la terminal de ómnibus de Camiri. Casi, inmediatamente (10:30 hs), pudimos tomar un Truffi rumbo a Villamontes.
Conocer Iviyeca, adentrarnos en el Alto Parapeti fue una de las experiencias emocionalmente mas movilizantes de nuestro viaje por lo que implica para nosotros su historia .

domingo, 5 de noviembre de 2017

ENAMORADOS…

 ENAMORADOS…
EL AMOR que nos invita a darnos totalmente nos puede sorprender a toda edad y en situaciones inesperadas. Ese amor que se concretiza en una amistad profunda o una relación de pareja para caminar juntos y dar vida. Pero no siempre que nos encontramos en esta relación tan deseada, de tener Amigos con mayúscula o una pareja soñada, no siempre cuando se nos da la posibilidad, la podemos concretar, porque el amor es exigente…

OCURRIÓ que dos personas se conocieron y se enamoraron  profundamente… Ella vivía en un caStillo de reyes, señores y maestros. El era un varón que había hecho un proceso de desprendimiento buscando ser un hombre libre para amar, para relacionarse. Se encontraron y después de un tiempo de encuentros, de actividades juntos, se descubrieron enamorados con deseo de entrega total uno al otro y juntos entregándose a los demás.

Entonces ella le hizo la propuesta: 
    - Ven a vivir a mi castillo.
El con tono triste le respondió: 
    - ¿Cómo podría vivir en el cortando mis alas?

Y con esperanza que el amor se concretizara, 
él le  propuso a ella:
     - Sal y busquemos juntos en libertad.
Ella con la voz entrecortada le respondió:
     - ¿Cómo me podría sostener en el aire?
EN TIEMPOS DE JESÚS, el poder político, religioso y la estructura familiar eran totalmente jerárquicos. Con señores y sirvientes, con maestros y alumnos, con personas dueñas de la palabra y los demás obedientes…

JESÚS, (Mateo 23, 1-12) por su manera cercana, justa, fraterna, misericordiosa y verdadera, logra muchas relaciones humanas con gente bien diversa. Muchos lo siguen y esperan que el sea el nuevo rey. 

Pero Jesús les sigue diciendo con su vida y con palabras: 
- no los quiero como siervos, y si como amigos. 
No me llamen señor, ni maestro ni padre, 
porque hay uno solo señor, 
un solo maestro, 
un solo padre Dios de todos. 
No se relacionen como señores, 
como maestros, 
como padre, 
porque Dios nos quiere viviendo como lo que realmente somos: 
hermanos.

MUCHOS lo almiararon con palabras, POCOS quisieron vivir esta propuesta de vida. Exigía ser libre y relacionarse en libertad. Y sin duda traían como consecuencia el enojo de los que se consideraban señores, maestros, y padres del pueblo…

Además, esta práctica del amor que nos hace hermano, se concretiza en el servicio. No mandando, ni dependiendo, y si discerniendo juntos, decidiendo y concretando comunitariamente. Algo muy difícil para quien vive en una situación de relaciones piramidal. Difícil para quien este en el sillón de mando, este trabajando de manera dependiente y interesada o este de rodillas de manera servil.

EL AMOR VERDADERO ES EXIGENTE, exige desprendimiento de cosas, lugares, pero sobre todo de una manera dependiente de relacionarse. Tan dependiente es el que manda como señor, como maestro, como padre, al igual dependiente es quien obedece como siervo, como alumno, considerándose inferior…

La propuesta de Jesús es para todos, pero son pocos los que se animan a dejar sus castillos de reinado o de servidumbre. Vivir como Jesús propone es vivir confiado en el padre Dios…


Nacho

martes, 31 de octubre de 2017

MUERTE O VIDA: El Caballero de Milaño y el Mendigo de la Luz

 EL CABALLERO DE MILAÑO 
EL MENDIGO DE LA LUZ
Había una vez un caballero que se hacía llamar Milaño, porque quería y creía, que con su poder podría vivir mil años.

Vivía en un castillo muy bien protegido por altas murallas, un cruel ejército, y un lago que rodeaba al castillo habitado por feroces cocodrilos.
Todo le iba bien al caballero Milaño y estaba satisfecho de la vida; sólo le sabía mal que fuese tan corta. Siempre decía que le gustaría vivir mil años.

Una noche de invierno, fría y lluviosa, un pobre mendigo pidió albergue en el castillo. Todo mendigo era recibido y se sumaba a la mano de obra esclava.
Pero este mendigo tenía algo en especial, se lo informaron Milaño y este lo hizo pasar al lujoso comedor, cuidado por fuertes soldados muy bien armados. Ofreciéndole algo de comer, que fue aceptado y digerido lentamente. Ambos estaban sentados junto al fuego de una hermosa estufa a leña. El caballero en su trono y el mendigo en el suelo a sus pies como era la costumbre del reino.

El mendigo era un hombre que había recorrido medio mundo y tenía mucha sabiduría. Al caballero le gustaba la conversación. Hablaron de todo y de todos, y el caballero acabó por decirle su preocupación profunda: “que encontraba la vida demasiado corta y que le gustaría vivir mil años”.
Entonces, el mendigo, tomo un leño, apuntándolo hacia el fuego diciendo: 
- Vuestra vida durará tanto como ese leño.

El caballero se impresionó con las palabras del mendigo y  dio la orden  a sus soldados de retirar el leño de las manos del mendigo. Indicando que al leño lo pusieran cuidadosamente en un lugar seco, envuelto en terciopelo, guardado en un baúl de oro, custodiado por la mejor guardia militar.

Milaño, creyendo que ya le había sacado toda la sabiduría al mendigo, y lo mando llevar con los demás esclavos al servicio de su reino.
A los pocos días murió el mendigo, dejando un recuerdo lindo en aquel castillo entre los esclavos. Era un hombre, alegre, amable, comprensivo y servicial. Lo poco que tenia y lo mucho que sabía lo compartía con humildad, sin esperar nada a cambio…

Pasaron los años y el caballero continuaba su vida regalada. Confiado que llegaría a los mil años, si conservaba bien guardado el leño. Pedía para sí la mejor comida, las mejores ropas, los mejores lugares, tenía muchos esclavos a su servicio. Sin dejar lo que él llamaba vida, de placeres y fiestas.
El caballero Milaño, fue haciéndose viejo y las fuerzas le abandonaron hasta el punto de no poderse moverse. Todos los suyos se fueron muriendo. Los esclavos se levantaron en una justa revolución y se acabo el tiempo del reinado. Los muros del castillo fueron abiertos, construyéndose puentes sobre el río uniéndolo a otros pueblos.

El pobre caballero, desengañado ya de la vida y sin poder entenderse con nadie, ni valerse por sí mismo, deseaba morir.

Entonces una noche, soñó con la visita aquel mendigo, recordaba su rostro feliz, aunque solo poseía lo que necesitaba, una túnica, unas sandalias, un poncho de abrigo y una gorra de lana. Recordaba incluso que le habían contado que este hombre pobre, no había dudado de compartir su poncho con una mujer viuda, que pasaba frio con sus tres hijos. Recordó uno a uno los cuentos sobre este hombre que al final murió comido por los cocodrilos que cuidaban su castillo, intentando salvar a otro anciano que los soldados habían lanzado al agua, como modo de diversión…

En el sueño, de fondo de los recuerdos del mendigo, veía un fuego alimentado por leños, que daban luz y calor. El mendigo gozaba de muy buena salud, con una sonrisa de oreja a oreja. Hasta que en el mismo sueño se vio a sí mismo, con mil años, en una cama de oro, envuelto en sabanas de terciopelo, pero solo, muy solo.
Entonces despertó y recordó el leño que había guardado. Llamo a su sirviente fiel, el único que le quedaba, y le dio 4 órdenes con la voz entre cortada de emoción:

1 - Que tomara el leño que el había mandado guardar y lo llevara  para alimentar el fuego de la estufa, de alguna familia pobre de la ciudad.

2- Que le hiciera llegar su pedido de perdón a cada uno de los que había tratado mal y que escribieran una carta en su nombre, donde perdonaba de corazón a todo el que le hubiese hecho algún mal.

3- Le revelo al sirviente, donde tenía escondido sus tesoros, ordeno desenterrarlos y repartirlos lo más justo posible entre los necesitados de la región, entre buenos y malos.

4- Le dijo directamente a su servidor: que ya no sería más su amo, pidiéndole lo considerado su hermano, y deseándole que nunca más se arrodillara ante nadie, ni dejara que nadie se arrodille ante él. Regalándole su anillo de rey, pidiéndole que lo derritiera y con su oro comprara lo necesario para él y su familia. 

Colorín colorado, culmina el relato diciendo que justamente cuando el leño guardado por mucho tiempo, cuando se quemo totalmente en el hogar de aquella familia pobre, en ese mismo momento murió el caballero Milaño…

Aunque algunos dice que VIVE en el recuerdo de mucha gente que almira, los cuatro últimos gestos de solidaridad, de liberación,  compartiendo con los más pobres sus tesoros que estuvieron escondidos por años, recordando el pueblo su última mirada que trasmitía paz. El caballero se despidió desnudo, ya nada poseía, y ya nada lo poseía…
Otros dicen que días después de la muerte de un ser querido, en sueño, han visto el rostro del mendigo y del caballero, llenos de luz, recibiendo a todo el que llega después de morir, en un bello castillo, sin muros, sin soldados, sin sirvientes, sin cocodrilos, siendo recibidos con un fraterno y tierno abrazo a cada uno que vamos llegando…


                                                                                                                               Nacho 
(Tomado de la propuesta pastoral para niños de la diócesis de Canelones)

domingo, 22 de octubre de 2017

PUENTE SAN PABLO (DEPTO. DE BENI) Cloe y Gilberto al encuentro con Clarita y su familia...

 A las 09:00 am, del lunes 24/07/17, tomamos la flota Transguarayos de la línea 102, desde la terminal de Santa Cruz de la Sierra rumbo al encuentro con Clarita.
Algunos de las localidades del camino: Puerto de Pailas (puente Paylón), San Julián, Los Troncos, 24 de Junio, San Ramón (se detuvo 10 minutos para pasajeros ir al baño), El Puente, Yotaú, Ascensión de los Guarayos (otra parada), Río Blanco, Santa María, Cerro Grande (Comunidad 16 de Julio).
Finalmente, dejamos el territorio del Depto de Santa Cruz y arribamos al Dpto. de Beni, zona donde comienza la Amazonia boliviana.
 Al bajarnos del ómnibus, nos recibe Clarita con sus dos hijos: Jesús y Clara Inés. 
 Fuimos al comercio de comidas de su suegra: doña Inés, a quien conocimos junto a su cuñada (María Isabel). Más tarde, caminamos rumbo a su casa, haciendo un descanso en la casa de la tía Nancy, donde tomamos agua y probamos una rica fruta llamada “carambola”.
 El paisaje amazónico se completaba con casitas hechas de madera y paja. Las calles de tierra sin veredas.
 ¡Y finalmente, llegamos a la casa de Clarita!!!
Más tarde, llegó de trabajar, el esposo, cuyo nombre, coincidentemente es también: Gilberto Tube. Él y su familia pertenecen a la etnia Moxos. Clarita es guaraní.
Cenamos una deliciosa sopa de pollo que ayudamos en la picada de verduras. Nos dimos una ducha reparadora. Y descanso, protegido por un “tull” para evitar los mosquitos.
  Martes 25 de julio. Visitamos la escuela “2 de agosto” (inicial 4 y 5 años, primaria y secundaria): 1200 alumnos aproximadamente. Allí concurre Jesús. Nos encontramos María Isabel y Gabriel (cuñados de Clarita), los papás de
 Cristopher, quien iba a jugar con Jesús y Clara Inés.
 Visitamos a las Hnas Palotinas en su casa: Neyde, Creusa y una tercera que no recordamos su nombre (brasileñas todas). Compras en el mercado. Regresamos en motocarro. Almuerzo: sopa de pollo con fideos. Bebimos “chivé” (bebida moxeña compuesta de yuca fritada y agua).
Almorzamos con María Esther (hermana de Clarita que vive en Trinidad) y su novio Jacob. Luego lavamos ropa.
Clarita ayuda voluntariamente a niños del vecindario dando apoyo escolar. Un niño llego hasta su casa con materiales para que le ayudara a hacer una escarapela con motivo de celebrarse el 06 de agosto la Independencia de Bolivia.
En la sencillez de su hogar ella enseña  didácticamente a sus hijos las tablas y el abecedario mediante carteles que ha elaborado  para que ellos puedan practicar y aprender.
 En la tarde, paseamos junto a la orilla del río San Pablo. Debido al calor reinante a Gilberto (Bertoletti) le daban deseos de bañarse, pero no lo hizo por desconocer el río y el mayor peligro por los niños. 
 Luego de muchos intentos, Clarita, logró proporcionarnos conexión a wifi mediante anclaje para poder comunicarnos.
 Continuamos hacia el centro del pueblo, descansamos en la plaza donde ensayaba la banda de la escuela
 Fuimos a ver artesanías moxeñas realizadas por Cinthia, prima de Gilberto (esposo de Clarita). Ella nos mostró el telar donde elaboraba los bolsos, y nos mostró como lo hacía.
 Luego de ducharnos y cenar, Gilberto T. y Clarita concurrieron a reunión de líderes en Centro de Salud donde Clarita fue electa vicepresidenta de la Comisión de apoyo. Gilberto B y yo nos quedamos a cuidar los niños en la casa.
 Miércoles 26 de julio. Desayuno con la bendición de Jesús, quien lo hace con mucha fe y canción, insistiéndonos a ir repitiendo sus palabras. El papá los lleva diariamente al colegio y guardería.
 Volvimos a leer y reflexionar el evangelio del día con Clarita. Ella nos ha dejado el testimonio de una persona comprometida con su gente, una luchadora social, que en medio de su pobreza material se nutre y fortalece de la Palabra de Dios.
Cuando salíamos hacia el centro del pueblo nos encontramos en el camino con un carro tirado por bueyes, el cual iba cargado de pajas.
 Pasamos por el Kinder de Clara Inés, quien se encontraba en el patio con sus compañeritos y la maestra.
Visitamos el Centro de Salud, donde conversamos con una trabajadora de allí. De regreso, llegamos al local de comidas de los suegros de Clarita, donde almorzamos sopa de zapallo con “frangoyo” (maíz procesado). Don Jesús (padre de Gilberto) y su esposa Inés, nos regalaron un folleto de la fiesta del pueblo que se realizó en junio como un gesto de agradecimiento por nuestra visita.
Luego de las compras, regresamos a la casa a pie, donde sentimos la intensidad del sol que nos generó un poco de malestar (dolor de cabeza). Almorzamos: arroz con pollo al jugo. En la tarde, Clarita participó de reunión de vecinos por loteo de tierras, y nosotros cuidamos a los niños y nos empezamos a aprontar para partir (ducha, armar bolsos, etc).
En el patio del vecino vimos a un jochi, animal de la región.
La cena despedida fue en el comercio de la suegra con toda la familia: locro de gallina. Y luego nos acompañaron hasta la flota. Emotiva despedida porque Clara Inés se puso a llorar cuando nos despedimos de ella ante la partida de “sus tíos”, o sea nosotros. Finalmente, a las 21 hs partimos hacia Santa Cruz de la Sierra.