sábado, 30 de agosto de 2014

Quien Ama es libre de todo resultado…

 Cuando escucho hablar de pesca recuerdo a un Tío. Era un hombre normal, apasionado por pescar. Días previos lo preparaba todo, se preparaba Él mismo para la pesca. Según la circunstancia estaba una tarde, una noche o una semana junto al río. Feliz iba, feliz estaba y feliz volvía. Lo que siempre me llamó la atención fue que su felicidad no dependía de los pescados. Él era feliz de pescar. A veces le iba bien, otras veces la pesca era escasa e incluso más de una vez volvió a casa sin ningún pez. Aprendí de Él, que un buen pescador se realiza pescando…

En la vida he conocido mucha gente que va a pescar. Algunos con equipos muy modernos. Otros que viajan lejos en búsqueda de grandes peces. Sin faltar los que compran pescado antes de regresar a su casa. O cuando uno los escucha siempre hablan de grandes pescas… También hay otros que dicen que pescar es perder el tiempo después de experiencias de mala pesca. Y hay alguno que nunca pescó, ni piensa pescar, ya que su vida está para otra cosa.
Cuando escucho hablar del Amor, recuerdo a mi Tío pescador. En la vida hay de todo. Y como la vida es movimiento, cada uno pasa por distintas etapas. En alguna etapa del amor nos establecemos, crecemos o intentamos retroceder. Es tan distinto ser niño, adolescente, joven o Madurar.

Muchas personas quieren Amar. Pero evalúan su amor, según la respuesta. Están más pendiente de si son reconocidas, tenidas en cuenta, escuchadas, amadas. Sobreviven según los demás. Teniendo encuentros, tiempos de amor y otros de soledad, angustia. En momentos se sienten elegidas y en otros despreciadas. Muchas veces desde el ambiente familiar, hasta el educativo, laboral, deportivo, de amistad y de pareja hay una evaluación del amor “desde el otro”. Por lo tanto hay que hacer algunas cosas para ser amado, muchas veces se debe competir con otros. Parece que el amor es para unos pocos, para los triunfadores. Amar es pescar o ser pescado…

Mi Tío me enseñó que el arte de Amar está en disponerse a Amar. Sabiendo que la respuesta del amor depende de la libertad y de las opciones de los demás. Por lo tanto el amor verdadero no se evalúa desde fuera. Quien realmente Ama, Ama y Ama.


Pero para Amar Hay que Amarse. He aquí la cuestión si mi educación fue “que me amaban si hacía tal cosa o era de tal manera”. Por lo tanto hay que desprogramarse de ese amor interesado, para dejarse Amar por lo que somos. El error es parte del ser y quien ama sabe convivir con Él, buscando ser mejor pero sin dejar de amarse - amar. Hay alguien que nos ama así como somos. Quien se deja Amar por ese Amor, Ama aunque no pesque nada. Se descubre como Amor, sin comparar su pesca con la de los demás. Quien Ama es libre de todo resultado… Además sabe que del Amor venimos, en el amor vivimos y al Amor vamos. Es una persona que ha Madurado en el amor…
Nacho

No hay comentarios:

Publicar un comentario